Noticias

EL AMOR POR EL TEATRO DE PIERRE CARDIN

EL AMOR POR EL TEATRO DE PIERRE CARDIN

Fuente- El País.

Zapatos baqueteados por la vida. Más adecuados para no caerse más que para lucir en pasarela. De abajo a arriba, la cosa va mejorando hasta topar con esas inconfundibles gafas cuadradas de pasta negra que cubren la mirada de quien ha vestido a alguna —o muchas— de las mujeres más elegantes del mundo. El diseñador Pierre Cardin (San Biagio di Callalta, Italia, 1922) sorbe vino blanco y habla de su pasión, el teatro, que financia gracias al imperio que ha construido durante medio siglo.


El modisto que revolucionó el prêt-à-porter estrena esta noche en el TNC de Barcelona, por primera vez en España, Dorian Gray. La bellezza non ha pietà (basada en el libro de Oscar Wilde) que él ha producido y cuenta con vestuario del diseñador. La obra de Cardin, de 94 años, se estrenará con motivo del acto inaugural de la pasarela catalana 080 Barcelona Fashion, que el creador ha visitado por segunda vez. En París mantiene el Espace Pierre Cardin. “La belleza es cruel cuando uno tiene una edad. El problema de Dorian Gray existe. En teatro precedemos lo que es la vida”.


Empezó siendo uno de los diseñadores más jóvenes, en 1950 fundaba en París su propia casa, y ahora es de los veteranos. Por el camino, cientos de éxitos y ningún hijo. “No quise tenerlos. Luego no tuve la posibilidad”. En 1959, fue expulsado del Chambre Syndicale por su colección prêt-à-porter para unos grandes almacenes. Muchos lo tacharon de traidor. “Me llamaron traidor y luego me copiaron Dior, Yves Saint Laurent... con mucho retraso”. ¿Lo volvería hacer? “Absolutamente”.

Se le ve cómodo entre cámaras y gente que le pide fotos. “No me siento viejo. Sigo dibujando, pero mi pasión es el teatro. Al principio de mi vida quise ser actor. Llevo 54 años dedicado al teatro, soy el director teatral más viejo de París”. Y no piensa para nada en la jubilación: “El tiempo libre es la muerte. La familia crece, el amor está hecho, el placer disminuye, el trabajo concluye... solo queda ser”. Cardin interrumpe la conversación: “Por favor, ponga el nombre de los actores [Thibault Servière y Federico Marignetti], del director de Dorian Gray [Daniele Martini]... no estoy aquí por la moda sino por el teatro. Quiero promocionar a los jóvenes actores”.

Cuando se le pregunta por la moda pronta actual y por empresarios textiles como Amancio Ortega se pone firme: “Yo soy un creador. No me puedo comparar. Yo no copio, pero cada uno tiene derecho a existir”. El modista considera que este tipo de ropa es útil “porque no todo el mundo tiene dinero para vestirse con la moda de un creador. Es como la copia de un libro. La multiplicación hace que pierda valor”. Cardin vivió durante años en Nueva York, en la 61 muy cerca de la Torre Trump. ¿Qué opina del nuevo presidente de EE UU? “Déjeme beber un poco de vino para verlo más claro”. Y luego concluye: “Trump no es mi problema”.

Otras noticias