Noticias

EXPO DE LUIS BARRAGÁN

EXPO DE LUIS BARRAGÁN

Fuente-La Jornada.

La dirección de asuntos jurídicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) determinó en diciembre de 2016 que "no existe riesgo jurídico alguno" para esa casa de estudios al presentar la exposición de la artista Jill Magid titulada Una carta siempre llega a su destino. Los archivos Barragán en el Museo Universitario de Arte Contemporáneo (Muac).

Así lo informó Jorge Volpi, coordinador de Difusión Cultural de la UNAM, quien también dijo que se solicitó una segunda opinión del "comité de expertos" del museo el cual aprobó la muestra "de manera unánime".

La muestra, que se inaugura el 27 de abril, incluye el diamante de dos kilates creado con las cenizas del arquitecto Luis Barragán (1902-1988), colocado en un anillo y que ha causado indignación a una parte de los familiares del jalisciense y de la comunidad intelectual de México.

En una rueda de prensa convocada luego de que La Jornada publicó que quienes no están de acuerdo con que la UNAM avale el proyecto de Magid pues consideran que la exposición sólo busca "proliferar un mito para la ganancia económica privada de la artista y su galería", Volpi llamó a la sensatez y la serenidad.

Por vez primera y luego de la publicación de La Jornada, Volpi hizo público que la UNAM presentará esa exposición, pues al contrario de otras muestras, como la de Anish Kapoor para la cual se hizo despliegue impresionante de publicidad, se había guardado sigilo respecto del asunto del anillo y sus implicaciones necrológicas.

Explicó que la muestra fue propuesta por los curadores del Muac Cuauhtémoc Medina y Alejandra Labastida a principios del año pasado, proyecto que fue aprobado el 20 de octubre de 2016 durante la segunda sesión anual del Comité Curatorial y de programación de ese recinto, órgano colegiado integrado por Graciela de la Torre, directora de Artes Visuales de la UNAM, Joel Aguilar, José Luis Barrios, Patricia Sloane y Guillermo Santamarina.

En marzo, en sesión extraordinaria, se sumó el Consejo Académico del museo "para aportar una perspectiva crítica a las líneas de acción" del recinto. Acudieron Alvaro Vázquez Mantecón, Carmen Cuenca, Gerardo Mosquera y Laura González Flores. Todos ellos ratificaron la aprobación de la exposición.

La dirección de asuntos jurídicos de la UNAM, al emitir su dictamen, dejó claro que exhibir el diamante creado con las cenizas del arquitecto Barragán "no constituye un acto ilícito, ya que no existen elementos que constituyan una infracción del Código Civil para el Distrito Federal ni hay posibilidad de una demanda por parte de los familiares del arquitecto inconformes con la exposición pública. Al momento, no se tiene noticia de la existencia de algún juicio, procedimiento o litigio que tilde de ilegal la extracción de la ceniza y la elaboración del anillo con el diamante".

Volpi afirmó que el rector de la UNAM, Enrique Graue, avala la opinión de los cuerpos colegiados universitarios que han dado luz verde a la muestra.

En cuanto a la justificación artística, en un documento proporcionado a los medios de comunicación por el área de prensa del Muac se lee que con este proyecto el recinto de la UNAM "abre el debate político y ético sobre las condiciones presentes y futuras de la transferencia de la cultura patrimonial de un modelo de estado-nación a uno de entidades corporativas.

"La obra de Magid plantea preguntas esenciales sobre las consecuencias e implicaciones de que un legado cultural se convierta en propiedad privada corporativa y sobre las ramificaciones de su mercantilización en términos de afecto erótico o nacionalista en el contexto de la gestión de la cultura periférica en el capitalismo actual".

Con respecto a la presentación del anillo, el documento que justifica la exposición dice que la situación en torno a ese objeto "nos da la oportunidad de abordar un caso espinoso como La propuesta (como nombra la artista al diamante) en el momento en que todavía no está neutralizado por la historia, es decir, cuando es un objeto efectivo de debate.

"Nos interesa hacer valer la obligación de las instituciones públicas de arte en dar lugar a la producción artística en su costado más polémico, en perspectiva de la inquietud que los temas que la obra de Magid convoca en relación a temas como la propiedad intelectual, el acceso a los archivos, la mercantilización de la cultura y la significación social del peso muerto de la cultura. Una carta siempre llega a su destino. Los archivos Barragán refrenda el compromiso que el Muac y sus curadores tenemos con el arte contemporáneo, incluso en su función de poner en cuestión el gusto y activar la polémica ética en nuestra sociedad".

En respuesta a la petición que por escrito le hicieron a Volpi algunos de los inconformes el 10 de abril, el funcionario dijo que serán incluidos en las mesas de debate que se organizarán en torno a la exposición, la primera de ellas se realizará el mismo día de la inauguración, unas horas antes de la apertura.

Otras mesas se realizarán posteriormente y tendrán como temáticas los aspectos jurídicos, éticos, filosóficos y religiosos de la muestra.

"Accediendo a su petición, la Coordinación de Difusión Cultural ha hecho llegar a Jill Magid la propuesta para debatir con Daniel Garza Usabiaga, y se mantiene a la espera de su respuesta.

"Por último, la coordinación ha hecho llegar a la directora de Artes Visuales de la UNAM, Graciela de la Torre, la propuesta de exposición alternativa enviada en la carta de Roberto Morris, la cual será presentada a su vez al Comité Curatorial y de Programación del Muac, el órgano facultado para tomar una decisión al respecto", dijeron.

En diversas ocasiones, Jorge Volpi reiteró que no podía dar su opinión personal respecto a la exposición para no entrar en conflicto de intereses y que la decisión de presentar o no el polémico anillo no correspondía ni a él, ni siquiera al rector Graue, toda vez que son los órganos colegiados de expertos quienes la han aprobado, en el espíritu de que la UNAM es un "espacio de diálogo y debate abierto, incluyente y plural, que conserva su disposición a recibir todas las voces que quieran incorporarse en las discusiones generadas por esta muestra y se compromete a seguir defendiendo la libertad artística y la libertad de expresión como los valores esenciales del quehacer universitario.

Otras noticias