Artículos

Leyendas y fantasmas de los teatros

Leyendas y fantasmas de los teatros

Un teatro sin fantasmas es un teatro sin historia se dice que la mayoría de los teatros tienen sus fantasmas, mitos y leyendas que visten los recintos de misterio y terror. Daremos un recorrido por algunos de los teatros que cuentan con leyendas.

En Argentina existe un teatro llamado “Maipo”, hay muchos misterios y son muchas las anécdotas en torno a este lugar y sus habitantes espirituales.  

El Primer Fantasma, tiene que ver con el suceso luctuoso del año 1943, cuando el teatro sufrió por segunda vez un incendio. Esa noche del 6 de septiembre, mientras todo el mundo corría hacia la calle, un actor de reparto de apellido Radizzani volvió a entrar al recinti en llamas porque había olvidado en el camerino el sobre con su sueldo. Radizzani fue asfixiado por el humo y resultó la única víctima del siniestro. Este trágico suceso, convirtió a Radizzani en el fantasma más antiguo del Maipo.

En el año 1950, un joven chileno, trabajaba en el Maipo como asistente de Maquinistas. Su nombre: Luis Cáceres, a sus 60 años y con 35 de trabajo en el teatro, un día no se sintió bien y tuvo que visitar al médico, quien le dijo que estaba muy enfermo de cáncer terminal. Un sábado en la tarde, del año 1985, Don Luis subió como siempre al primer piso, saludó al personal de administración, se fue al escenario, arregló todo como siempre y a las seis de la tarde armó por última vez un nudo en una cuerda como sólo él sabía hacerlo y con esa misma cuerda de maquinista se colgó de una viga de hierro en los techos del Teatro Maipo.

Desde entonces, Cáceres y Radizzani, se han dedicado a perturbar a actores, vedettes, y público, a veces  de forma terrorífica; otras, amistosa.

Se dice que en la mayoría de los teatros de la zona del West End, en Londres, tienen fantasmas. Desde el fantasma sin cabeza que vaga por el Royal Theatre, y que es el más famoso, hasta la señora que enseña constantemente sus manos ensangrentadas en el Drudy Lane y el Old Vic Theatre de la estación de Waterloo. 

El teatro más antiguo y enigmático de Londres es el Teatro Real. Uno de los fantasmas que vaga por ahí, según han contado muchos actores, es el de Joseph Grimaldi, el padre de la pantomima, que se aparece sobre todo a los actores jóvenes. Se dice que en ocasiones su cabeza ha sobrevolado el teatro durante algunas representaciones.

Otro de los teatros londinenses del West End en donde han aparecido figuras fantasmales es el Liceo. Cuentan que William Terris, un actor que fue apuñalado en el año 1897 en el teatro, dijo antes de morir: “algún día estaré de vuelta sobre este escenario…”. En 1928, más de treinta años después de su asesinato, cuentan que regresó para atacar a una actriz en su camerino. Terris también ha sido visto en la estación de Covent Garden, asustando al personal que trabaja allí.

Otras noticias